Lomas cubiertas de vides y bellos paisajes serranos dan la bienvenida a Cómpeta, famosa por su aclamado vino. En torno a este producto, tan típico como su arquitectura popular, se celebra cada mes de agosto una mágica noche que se ha convertido en una cita obligada del verano.

Pueblo blanco de la Axarquía de ancestrales costumbres, Cómpeta recibe el sobrenombre de "Cornisa de la Costa del Sol" por su privilegiado emplazamiento. Su territorio se extiende por el Parque Natural de las Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama, con su extraordinario patrimonio paisajístico.

EN CÓMPETA NO PUEDES PERDERTE

MONUMENTOS

El monumento más emblemático de Cómpeta es la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, levantada en el siglo XVI. Conocida como "Catedral de la Axarquía", posee tres naves separadas por arcos escarzanos y una torre de estilo neomudéjar. Del interior del templo destaca el fresco del altar mayor, que representa la Asunción de la Virgen María.

Junto a la iglesia se sitúa el Paseo de las Tradiciones, que invita a conocer a través de mosaicos las arraigadas costumbres de este pueblo de la Málaga interior. Recorriéndolo se llega hasta la plaza Almijara, con sus fachadas del siglo XIX y su fuente típicamente andaluza.

En la zona más antigua del pueblo se alza la ermita de San Sebastián, que alberga la imagen del patrón de Cómpeta. Este santuario fue posiblemente la primera parroquia de la villa, fundada tras la expulsión de los moriscos por orden de la propia reina Isabel la Católica.

Otra muestra del arte religioso del municipio es la ermita de San Antón Abad Extramuros. Se trata de una capilla del siglo XVIII con un esmerado retablo que guarda una de las tallas más populares de la Semana Santa de Cómpeta: "la Borriquita".

Merecen también una visita el Museo de Artes y Costumbres Populares, instalado en un antiguo cuartel de la Guardia Civil del siglo XIX, el Museo Molino de Hadriano, las casas colgantes, el lagar de la plaza de la Vendimia y las bodegas de este pueblo de marcada tradición vinícola.