Situada a los pies de las Sierras de Tejada y Almijara, en el valle que forman los ríos Cajula y Turvilla, se encuentra Canillas de Albaida, un pueblo cuya historia se remonta al siglo XIII. De ahí sus rasgos árabes.

El blanco caserío de la villa constituye su principal seña de identidad, tan patente que incluso se refleja en su nombre: "Albaida", que significa "blanca" en árabe. A escasa distancia del pueblo se puede visitar la Fábrica de la Luz, uno de los enclaves naturales más bellos de la Axarquía.

MONUMENTOS

La iglesia de Nuestra Señora de la Expectación es el monumento más destacable de Canillas de Albaida. Fue edificada en el siglo XVI y reformada en el XVIII. Tiene tres naves, una cubierta con armadura de madera y una torre. Del interior del templo destaca el coro de estilo rococó.

Las ermitas de Santa Ana y San Antón son otros lugares de obligada visita en Canillas de Albaida. La primera es un santuario de corte mudéjar formado por una única nave y bóveda de cañón. Alberga imágenes de Santa Ana y de Santa Rita del siglo XVIII. La segunda se localiza en la parte baja del pueblo y fue construida entre los siglos XVI y XVII.

El paraje de las Cuestas es un lugar perfecto para impregnarse de la cultura y de la historia de estas tierras. Dos calzadas romanas se cruzan aquí. Una de ellas decae desde la parte inferior del pueblo y la otra sube hasta El Cerrillo. Ambas se funden a través del Puente Romano, que cruza el río Turvilla.